Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

En esta enseñanza:

  1. El poder de resurrección en los dones Espirituales
  2. Intercesores Proféticos
  3. La Palabra de Conocimiento
  4. Discernimientos de Espíritus
  5. ¿Como operar en el poder milagroso de los dones Espirituales?

Introducción

“Elías el tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: «Vive el Señor, Dios de Israel, delante de quien estoy, que ciertamente no habrá rocío ni lluvia en estos años, sino por la palabra de mi boca».”
(1º Reyes 17:1, NBLA)
He descubierto que cuando Dios habla, se libera un nuevo tipo de fe, que llamo fe no probada. Esto es simple de entender, y las Escrituras lo definen en el Libro de Santiago del Nuevo Testamento: "...La fe sin obras está muerta" (Santiago 2:20). Así que si tu fe no ha funcionado para ti, está muerta. Una vez que has probado esa fe, y ha funcionado, es una fe bastante realista "conocida". Te familiarizas con ella y, de hecho, utilizas esa fe para tocar y ayudar a otras personas.
Kim Clement (Llámame loco, pero estoy escuchando a Dios)

¿Será posible que la palabra del profeta o del ministro profético tenga semejante poder, suficiente para provocar una sequía, para demostrar el poder milagroso de Dios? Las palabras proféticas no solo revelan el destino y el propósito, sino que cada palabra trae consigo el poder milagroso de Dios para atar y desatar, abrir y cerrar, proclamar y declarar el poder de Dios.

La razón por la que no somos testigos de más manifestaciones milagrosas, liberaciones y almas salvadas a través de los dones del Espíritu Santo es porque nos falta audacia y fe en su poder. El Profeta Elías tuvo que creer lo que escuchó cuando soltó la palabra, y la gente creyó. Esto causó milagros en lo natural cuando era imposible.

Este post es sólo para suscriptores

Inscríbase ahora para leer la entrada y obtener acceso a la biblioteca completa de entradas sólo para suscriptores.

Inscríbase ahora ¿Ya tiene una cuenta? Entrar
Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.