Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

¿Alguna vez has tenido una pregunta sobre un pasaje de las Escrituras pero nunca lo has entendido del todo? ¿Has oído alguna vez que se enseña con tanta convicción y autoridad y aún así sientes que falta algo? He estado pensando en las dos escrituras siguientes durante mucho tiempo. No fue hasta hace unos dos años que empecé a estudiar y hacer más preguntas a Dios sobre estas escrituras, y la respuesta fue bastante simple y rápida. Sin embargo, me ha llevado algún tiempo decir algo al respecto porque soy consciente de lo controversial que puede ser. Verás lo que quiero decir si sigues leyendo. Este es un pequeño segmento de un estudio mucho más amplio que es necesario realizar para reexaminar nuestra interpretación y aplicación de varias escrituras.

“Cuando eran pocos en número, Muy pocos, y extranjeros en ella, Y vagaban de nación en nación Y de un reino a otro pueblo, Él no permitió que nadie los oprimiera, Y por amor a ellos reprendió a reyes, diciendo: «No toquen a Mis ungidos, Ni hagan mal a Mis profetas».” (1º Crónicas 16:19–22, NBLA)
“Eso lo dijo cuando eran pocos, un pequeño grupo de extranjeros en Canaán. Anduvieron de nación en nación, de un reino a otro. Sin embargo, él no permitió que nadie los oprimiera. A favor de ellos, les advirtió a los reyes: «No toquen a mi pueblo elegido ni hagan daño a mis profetas».” (1º Crónicas 16:19–22, NTV)

Preguntas para hacerse:

¿Quiénes andaban de nación en nación, de un reino a otro? La respuesta: Israel

¿A quién evitó Dios que fuera oprimido por esas naciones y reinos? Respuesta: Israel

¿A quiénes advirtió Dios que no tocaran a su pueblo elegido y que no hicieran daño a sus profetas? Respuesta: Las naciones y los reyes que los rodeaban.

En consecuencia, si la Escritura anterior se refiere a las naciones y reyes extranjeros que oprimen a Israel (el pueblo elegido por Dios) y dañan a los Profetas de Israel (los representantes de Dios de Su voz), la aplicación adecuada de esta Escritura es muy diferente de cómo se utiliza en el movimiento profético contemporáneo.Considere lo siguiente si una simple lectura de la Escritura no le convence. La palabra hebrea utilizada para nación (gôy) se utiliza de forma exclusiva para dirigirse específicamente a las naciones paganas (no israelitas) y no al pueblo elegido por Dios (gôy qadhosh - nación santa) (ref. UBS Handbook on 1-2 Chronicles, Vol. 1 Pg. 408).

Dios está advirtiendo claramente a las naciones no israelitas que no toquen al pueblo de Dios y que no dañen a sus profetas. Sin embargo, la aplicación contemporánea ha sido incorrecta y, lamentablemente, a menudo abusada.

¿Por qué es importante esto? No una, sino varias veces, he recibido mensajes, llamadas telefónicas y comentarios de creyentes que están aterrados de que serán juzgados y maldecidos si hacen algo diferente a lo que dijo un profeta o incluso si dicen algo sobre un profeta que parece incorrecto (carácter, actitud, moral, modales, etc.) Frecuentemente comienzan preguntando: "¿Cuáles son sus pensamientos sobre 1 Crónicas 16:22?". A lo que yo suelo responder: "Bueno, vamos a leerlo, pero en su contexto". Entonces les hago las preguntas que he planteado más arriba, y llegamos a la misma conclusión a partir de un simple estudio de la palabra.  La advertencia de no tocar y dañar al pueblo ungido de Dios y a los profetas es cierta, pero no dentro del cuerpo de Cristo, sino a los que están fuera del cuerpo de Cristo.

Usted puede decir, ¿qué pasa con 1 Samuel 24:6? En este pasaje, David dice: “Que el SEÑOR me libre de hacerle al rey lo que ustedes sugieren! No puedo alzar la mano contra él, porque es el ungido del SEÑOR.” (1º Samuel 24:6, NVI)

Hazte estas preguntas, pero primero léelo en su contexto, vuelve a leer del versículo 4 al 7:

¿Quién estaba conspirando contra Saúl? La respuesta: Los hombres de David.

¿A quién trataba David de impedir que atacara a Saúl? Respuesta: Sus hombres.

¿Era la gente ajena a los abusos, al control y a la intención de matar a David y a cualquiera que se opusiera a él? Respuesta: No, todos lo sabían.

¿Estaba David voluntariamente sometido al abuso de Saúl, aceptándolo todo? Respuesta: No, él huyó.

¿Maldijo o juzgó Dios a David por tomar la decisión de no permanecer bajo el liderazgo y control abusivo de Saúl? Respuesta: No.

El contexto es importante. David honro mucho la unción de Dios, pero sabía que permanecer bajo un siervo ungido que había sucumbido a la inseguridad, el control, la manipulación e incluso a querer matarlo, no era la decisión correcta a los ojos de Dios. ¡Sé libre! Esto no implica que no tengas que rendir cuentas a la autoridad espiritual; más bien, significa que Dios te guiará al mejor lugar para que crezcas, madures y sirvas. Sí, habrá defectos, pero los líderes maduros reconocen que no son perfectos y son lo suficientemente humildes como para admitirlo ante sus seguidores y caminar juntos en humildad.

Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado.
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.